Google+

El cerebro y la música en la tercera edad

La forma en que el cerebro y el cuerpo procesan la música sigue siendo misteriosa. Al menos sabemos que la música se procesa en muchos niveles a la vez.

La música que tiene un significado personal para alguien o está relacionada con eventos históricos es un fuerte estímulo para atraer respuestas en las personas, incluso en las últimas etapas de la demencia. Aunque no sean capaces de decirte cuál es la canción, pueden moverse y sentir el ritmo.

Muchos investigadores han encontrado una fuerte conexión entre la corteza auditiva del cerebro humano y su sistema límbico, donde se procesan las emociones.

Este vínculo biológico hace posible que el sonido sea procesado casi de inmediato por las áreas del cerebro que están asociadas con la memoria a largo plazo y las emociones.

Gracias a la musicoterapia muchas personas con daño neurológico han aprendido a moverse mejor, recordar más e incluso recuperar el habla escuchando y tocando música.

En numerosos estudios clínicos de personas mayores con Alzheimer y otras formas de demencia, la música familiar y agradable, no la medicación, ha reducido la depresión; la disminución de la agitación aumentó la sociabilidad, el movimiento y la capacidad cognitiva, disminuyendo los comportamientos problemáticos.

En un pequeño estudio de 1986, solo la música provocó una respuesta física de aquellos pacientes con Alzheimer en etapa final medidos en ritmo cardíaco, respiración, parpadeo y movimiento de la boca.

Un estudio posterior que utilizó música en cuidados paliativos encontró que la música, procesada por muchas partes del cerebro, aumenta las posibilidades de activar vías neurológicas que el lenguaje por sí solo no puede.

Hay ciertas áreas del cerebro que están relativamente intactas incluso cuando una enfermedad progresiva como el Alzheimer se aplica. En particular, el sistema límbico. Y específicamente, el hipocampo, que conserva la memoria a largo plazo y ha conservado el impacto emocional.

La música desencadena estos recuerdos a largo plazo. Así que personas que no han hablado en años comienzan a cantar canciones que sabían en sus primeros años de adolescencia y en los años de juventud.

Cuando hacemos música activamente, en lugar de escucharla pasivamente, activamos otra parte del cerebro que controla el equilibrio y el movimiento, el cerebelo, además de las áreas cognitiva y límbica. Los musicoterapeutas pueden comenzar con la escucha pasiva, pero pronto involucran a la persona para que haya más partes del cuerpo activadas.

La música no solo puede ser un vínculo agradable con el pasado, sino también una conexión nutritiva con el presente.

Los familiares que día a día ven las pérdidas y la degeneración de primera mano necesitan algún tipo de esperanza, necesitan ver que hay formas de acceder al ser humano que aman. Para un cuidador o un miembro de la familia bailar o cantar con esa persona les da mucha más sensación de que hay [alguien] dentro del caparazón que la enfermedad ha causado.

Tipos de terapia musical

Existen dos tipos de musicoterapia: activa y pasiva. La música familiar y, lo más importante, agradable, provoca las mejores respuestas.

Los musicoterapeutas trabajan directamente con familiares, cuidadores y pacientes para encontrar la mejor música para el objetivo deseado de la terapia de demencia, como ‘mejorar la memoria’, ‘reducir la agitación’ o ‘mejorar las habilidades cognitivas’.

La música se puede usar de manera nemotécnica para resintonizar el cerebro y recordar ciertas tareas durante las primeras etapas del Alzheimer y la demencia. Pero en etapas posteriores, la música es más útil para mantener las habilidades motoras.

En todos los casos, se sabe que la música reduce la ansiedad y el estrés a la vez que aumenta la atención, la motivación y el enfoque.

A diferencia de la terapia de música pasiva, o simplemente de escuchar música en vivo o grabada, la musicoterapia activa utiliza instrumentos reales, como tambores, arpas, clavicémbalos o la voz, para involucrar a un paciente en el juego.

Un cuidador en una ocasión ayudó a un hombre con Alzheimer y su esposa a bailar por primera vez en años después de que ella tocara música de su juventud. El sonido y la vibración de la canción motivaron al hombre a mover sus piernas siguiendo el ritmo musical, mientras que antes de que comenzara la música, solo miraba al vacío.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catala

Síguenos en:

Suscríbete a nuestro canal en YouTubewhite-separatorSíguenos en Google+white-separatorSíguenos en Facebook



ARCHIVO