Google+

Demencia con cuerpos de Lewy: qué es y tratamientos

La demencia con Cuerpos de Lewy es una enfermedad neurodegenerativa que suele darse más habitualmente entre los 50 y los 80 años.

Demencia con cuerpos de Levy, qué es y tratamientos

Esta enfermedad suele confundirse a menudo con el Parkinson y el Alzheimer, pero no es la misma. No obstante sí comparte algunos síntomas con dichas enfermedades y a menudo se superpone a estas. La demencia con Cuerpos de Lewy incluye síntomas conductuales y de la memoria propios del Alzheimer, a la vez que síntomas del sistema motor similares a los del Parkinson.

También se caracteriza por la presencia de alucinaciones visuales muy vívidas.

Los rasgos más característicos de las personas con demencia con Cuerpos de Lewy son, además de los indicados, son predominio de la rigidez, la bradicinesia (lentitud en los movimientos, especialmente los voluntarios complejos), falta de expresividad facial, trastornos de postura, hipofonía (trastorno de la voz, condicionado por una tonación baja de la voz) y temblor.

La mezcla de síntomas, su orden de aparición e intensidad varían de un paciente a otro.

La demencia con Cuerpos de Lewy es una enfermedad para la que, de momento, no existen vías de prevención ni cura, si bien se están desarrollando a través de múltiples estudios de investigación, nuevos fármacos que permitan aliviar los síntomas y detener la progresión de la enfermedad.

 

Tratamiento de los enfermos con demencia con Cuerpos de Lewy

Hasta ahora hemos visto los síntomas y criterios de diagnóstico de la demencia con Cuerpos de Lewy. Pero más importante es si cabe ofrecer el tratamiento adecuado que, como veremos, debe incluir intervención farmacológica y no farmacológica.

Primero de todo se ha de hacer una valoración integral del paciente que nos permita ver su situación desde una perspectiva global. Es entonces cuando podremos elaborar un tratamiento personalizado, flexible y revisable dependiendo de cómo evolucione la enfermedad.

El tratamiento a implementar deberá ser multidisciplinar. Eso implica que además de las típicas especialidades implicadas en estos casos: geriatra, neurólogo, psiquiatra, se deberán incluir a otros profesionales de ramas como la enfermería, la psicología y trabajo social. La familia, por supuesto, también debe implicarse y tiene un importante papel a desempeñar.

Como ya hemos indicado antes en la actualidad no existe ningún tratamiento eficaz aprobado para el uso de esta enfermedad. No obstante sí que se administran ciertos fármacos que ayudan a promover su calidad de vida.

A la hora de decidir los tratamientos se requiere un cuidadoso equilibrio entre los beneficios y los riesgos potenciales. Los beneficios incluyen mejor funcionalismo, mejor cognición y menos síntomas neurológicos, pero los riesgos potenciales incluyen efectos colaterales y complicaciones secundarias.

 

Tratamiento farmacológico

Se suelen indicar fármacos inhibidores de la colinesterasa que mejoran la alerta y la cognición.

También fármacos antiparkinsonianos.

Algunos antidepresivos pues pueden mejorar los síntomas de la depresión, la ansiedad y la calidad/cantidad de sueño.

 

Tratamiento NO farmacológico

Son muy adecuados incluir entre el amplio abanico de tratamientos no farmacológicos los siguientes:

Estimulación cognitiva: especialmente terapia de orientación a la realidad, terapia de reminiscencia, terapia de validación, entrenamiento de la memoria y estimulación sensorial.

Terapia conductual.

Terapia cognitivo – conductual.

También tratamientos para la mejora de los trastornos sensoriales tratables, como pueden ser posibles alteraciones auditivas o de la visión, pueden reducir las alucinaciones y las caídas.

Las caídas pueden reducirse sensiblemente reduciendo los factores de riesgo: luz deficiente, alfombras, etcétera. Otras medidas como el uso de protectores pueden minimizar tanto las caídas como sus consecuencias.

 

Es importante que los pacientes con demencia con cuerpos de Lewy reciban reevaluaciones médicas frecuentes y una vigilancia y supervisión adecuadas.

Los cuidadores deben estar siempre atentos al paciente, ya que estos tienen tendencia a caerse o perder la conciencia.

 

¿Te ha gustado este artículo? Regularmente publicamos artículos con temas variados enfocados en la salud, el bienestar y lo derechos en la tercera edad. Si no quieres perderte ningún artículo síguenos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catala

Síguenos en:

Suscríbete a nuestro canal en YouTubewhite-separatorSíguenos en Google+white-separatorSíguenos en Facebook