Google+

Causas, efectos y tratamiento de la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria consiste en la pérdida involuntaria de orina. El afectado puede llegar a sentir una necesidad imperiosa y repentina de orinar pero es incapaz de retener la orina.

Los escapes también pueden producirse al estornudar, reír, realizar algún esfuerzo o ejercicio físico. Supone un problema higiénico, social y psíquico, ya que influye en la actividad cotidiana del enfermo y reduce su calidad de vida. (según DMedicina.com)

 

Causas frecuentes de la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es un problema que si bien se asocia a la edad avanzada, esta no es por sí mismo motivo para padecerla.

No obstante, sí que se han observado algunos cambios asociados con la edad y la aparición de determinadas enfermedades que predisponen a su desarrollo.

Además de la edad, otros factores que influyen a la hora de padecer incontinencia urinaria son los antecedentes personales y las enfermedades que haya padecido o padezca el paciente, como son patologías neurológicas o enfermedades sistémicas con repercusión sobre el sistema nervioso central.

También influyen cualquier intervención que el paciente haya tenido y que haya afectado al tracto urinario, a la zona abdominal y de la pelvis, y a la columna vertebral.

Algunas de las intervenciones más comunes en este sentido son: uretrotomías, resección transuretral de póstrata, resección abdominoperineal de colon, histerectomías, laminectomías, etc.

También hay que tener en cuenta el plan de medicación del paciente, ya que algunos fármacos pueden tener entre los efectos secundarios desencadenar o agravar la incontinencia urinaria.

 

¿A quiénes afecta más?

Este trastorno ocurre tanto en hombre como en mujeres. Sin embargo, debido en parte a las tensiones físicas de la maternidad y a una disminución del estrógeno después de la menopausia, las mujeres sufren incontinencia con el doble de frecuencia que los hombres.

De hecho, se calcula que aproximadamente un 15% de los varones ancianos y un 30% de las mujeres padecen incontinencia.

En el caso de los hombres, la incontinencia de urgencia es la más frecuente y está caracterizada por la pérdida involuntaria de orina asociada con un intenso deseo de orinar.

Entre las mujeres, la más común es la incontinencia de esfuerzo. Se trata de pérdidas involuntarias de orina que se producen durante el ejercicio físico y ocurren cuando la presión intravesical supera a la presión uretral. Está asociada con la debilidad del suelo pélvico y se produce fundamentalmente durante el día.

 

Efectos en la vida diaria

Si el problema no se afronta a tiempo, puede derivar en efectos adversos que impactan significativamente en la calidad de vida de las personas que sufren incontinencia.

Algunos de los más habituales son desde problemas en la piel (maceración, úlceras cutáneas), infecciones urinarias de repetición y caídas (incontinencia nocturna), a problemas de aislamiento, depresión o dependencia, por ejemplo.

 

Buscar ayuda médica pronto

Una vez que se constata que existe el problema, es fundamental buscar asesoramiento médico. Pero no siempre se recurre a él por diferentes motivos- de hecho, sólo 1 de cada 3 afectados consulta sobre este tema al médico-.

La vergüenza, la pérdida de autoestima y considerar la incontinencia como un hecho inevitable del envejecimiento son los factores más frecuentemente asociados a la ocultación del problema.

Es un error suponer que no existe tratamiento.

No hablar con el médico sobre las pérdidas de orina cuando empiezan a ocurrir es un error, ya que en el 30-40% de los casos el tratamiento precoz recupera la continencia y en más de la mitad la mejoría que puede llegar a alcanzarse es notable.

 

Consejos para afrontar la incontinencia urinaria

Prevención

Existen algunas medidas que pueden ayudar a retrasar la aparición de la incontinencia de orina así como prevenirla. Algunos de los consejos que pueden tener en cuenta son:

  • Seguir una dieta equilibrada, como la mediterránea. Evitar el sobrepeso y la obesidad, de esta forma se reducirá la presión intraabdominal.
  • Reducir el consumo de bebidas como el café, los refrescos y bebidas carbonatadas, el alcohol y los cítricos, entre otros.
  • Evitar las comidas picantes.
  • Aumentar el consumo de fibra para evitar el estreñimiento.
  • Reducir el consumo de productos y medicamentos diuréticos, así tendrá menos ganas de orinar.
  • Evitar beber entre cuatro y dos horas antes de irse a dormir.
  • No empujar al orinar. De esta manera evitará que se dañen los músculos del suelo pélvico.
  • No ingerir bebidas antes de realizar ejercicio físico.

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel ayudan a fortalecer los músculos situados alrededor de la uretra y del suelo pélvico, cuando estos músculos están debilitados hay más probabilidades de que aparezca la incontinencia urinaria.

Estos ejercicios consisten en la realización de una serie de contracciones y relajaciones que se repiten a lo largo del día de forma constante.

Otras medidas higiénico-dietéticas

Por otro lado, los médicos apuntan a que existen medidas higiénico-dietéticas básicas que facilitan el manejo de la incontinencia.

Se debe intentar ayudar al anciano a establecer un horario regular de micciones que no supere las 3 horas; hay que controlar que el paciente pueda acceder rápidamente al baño desde su cama, que la ropa de dormir pueda quitarse con facilidad y que el baño disponga de elementos de seguridad y de timbre.

En cuanto a la distribución de líquidos diarios, debe ser ordenada por el médico y variar en verano e invierno de acuerdo con las condiciones climáticas.

Un buen aporte durante la mañana y primeras horas de la tarde, acompañado de una disminución acentuada durante la noche, permite controlar mejor la incontinencia nocturna, por ejemplo.

Por otro lado y en relación a los fármacos diuréticos, no deben administrarse por la mañana en ancianos activos. Muchas veces, los pacientes se orinan por esta causa y dejan de tomarlos.

Tampoco se han de tomar por la noche porque obliga a levantarse en la madrugada con el consecuente peligro de sufrir caídas.

El mejor momento es antes o después de comer, periodos en los que ya se han realizado las tareas cotidianas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catala

Síguenos en:

Suscríbete a nuestro canal en YouTubewhite-separatorSíguenos en Google+white-separatorSíguenos en Facebook