Google+

Caminando hacia un mundo libre de contenciones.

Hasta ahora el uso de la contención en los centros ha tenido como objetivo el contener físicamente y / o farmacológicamente al residente que se agita o que tiene una conducta violenta, para reducir de esta forma el riesgo de caídas, autolesiones, el daño a otras personas, incluso, el deterioro de las instalaciones, y cualquier otro accidente con grave perjuicio para su propia integridad física o de los demás.

caminando-hacia-un-mundo-sin-contenciones

No obstante, este modelo de gestión en los últimos años ha comenzado ostensiblemente a cambiar en nuestro sector. La supresión y / o el uso racional de las contenciones físicas está comportando un cambio de modelo asistencial centrado en la persona y en su dignidad, así como un trabajo de equipo interdisciplinar con todo el personal de atención directa, reto al que cada día se suman más residencias, que empiezan a trabajar para alcanzar este objetivo, y que también viene propiciado desde la labor de asesoramiento desarrollada por el Servicio de Inspección.

Ahora, en la gran mayoría de las residencias estamos valorando a la persona como individuo particular, estudiando sus necesidades, su problemática, las reservas características y factores de riesgo, con el propósito de llegar a una solución que resuelva “el problema “sin necesidad de utilizar dichas sujeciones, y sólo cuando no funcionan estas medidas alternativas, porque hayan resultado infructuosas, se recurre a alguno de los tipos de medidas de sujeciones.

Hay varios métodos que nos ayudan para llegar a ser un centro libre de contenciones.

Por otro lado, tampoco se puede pretender una seguridad total para nuestros residentes, una sobreprotección a la hora de cuidar no es buena, ya que esto invalidaría la propia existencia, y se debe promover la autonomía personal y debe asumir el riesgo que conlleva la vida misma, de lo que las familias también deben ser conscientes, colaborando todos juntos para conocer y respetar los valores y voluntades de la persona atendida. Como una vez me dijo una Inspectora de Bienestar Social, “chica, la vida es un riesgo …”

La actuación inmediata estándar, frente a todo cambio significativo de comportamiento, es hacer unavaloración integral de la persona, identificando y tratando los problemas psicosociales, funcionales y sanitarios que puedan ser responsables de la situación particular del residente.

ballada-residencia-sol-i-natura-barcelona

Se utiliza el denominado método conceptual “DSM”, que consiste en la observación durante horas de la conducta del residente, en diferentes franjas horarias, a fin de detectar los posibles problemas y las necesidades que precisa. A continuación, por parte del personal sanitario y cuidador se debe analizar toda la información y valoraciones, y después, con toda la información acumulada, se decidirá por parte del equipo interdisciplinario que se hará, adoptando un plan de medidas como estrategia que sea adecuado al estado de la persona, entre las que destacan:

  • Hacer un abordaje verbal hacia la persona.
  • Hacer un tratamiento de los problemas de salud del residente.
  • Aplicar medidas ambientales y / o conductuales, como por ejemplo:

a) Modificar el entorno físico a las necesidades y el bienestar de las personas, como crear espacios diferenciados, adaptaciones a la vida diaria y estímulos sensoriales, y para hacerlo más seguro, como por ejemplo, utilizar butacas ergonómicas con orejeras y con reposa pies, el descanso diurno del residente; en las habitaciones, camas articuladas más bajos, que eviten que el residente se haga daño si se cae al suelo, además de barandillas, como elemento de seguridad, y siempre y cuando no exista el riesgo de que el residente pueda saltar por encima de la barandilla; un pavimento que sea un suelo caliente; un jardín terapéutico, dotado de huertos urbanos, agua y texturas de colores, y barandillas en los recorridos, etc ..

b) Organizar un programa de estimulación física y actividades que llegue al máximo número de usuarios y que sea impartido por el máximo número posible de profesionales. Resulta muy importante que la persona mayor haga un tipo de ejercicio adecuado a su situación médica, como por ejemplo, dar paseos.

c) Mantener la rutina habitual de cada individuo.

d) Aumentar el trato amable y humanitario por parte del personal sanitario y cuidador con la persona, como por ejemplo, rascar la espalda, hacer masajes de manos, abrazar o coger las manos, ya que transmiten una influencia calmante y una sensación de amor y de seguridad, que hace disminuir los problemas de comportamiento.

En definitiva, los profesionales que trabajamos en las residencias intentamos reconocer y responder a las necesidades particulares de cada residente, con un apoyo psicosocial, cuidados sanitarios, actividades y ejercicio regular, en un entorno físico más seguro, suprimiendo el uso de contenciones, o reduciéndolo a los casos que las otras medidas alternativas no han dado éxito.

.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catala

Síguenos en:

Suscríbete a nuestro canal en YouTubewhite-separatorSíguenos en Google+white-separatorSíguenos en Facebook